Iglesia de Santa María de Mediavilla

Edificio de transición entre el gótico y el renacimiento. Se trata de uno de los mejores ejemplos de iglesia columnaria, en la que se puede admirar el aspecto catedralicio que aportan sus altos pilares compuestos, reforzados por el aire místico que aportan los amplios ventanales que en las horas de más luz del día provocan la sensación de que las cubiertas están suspendidas en el aire, en lugar de estar apoyadas en las semi columnas con remate en forma de palmera.

Su planta arquitectónica, típica de este período, es de salón con tres naves. Se localizan dos capillas a los pies, flanqueado el coro, situadas en su momento bajo el coro alto, la capilla de San juan y la del bautismo, en el lado del Evangelio, a través de la cual se comunica con la antigua sacristía, hoy Museo de Arte Sacro.

Cabecera.

En la cabecera, a ambos lados del retablo mayor se ubican dos capillas más, en el lado de la epístola la de Pedro Palacio, también llamada del Cristo y en el lado opuesto la Capilla de la familia Benavente.

Obra destacada

Capilla de los Benavente, Retablo Mayor y Sillería y reja

Monumento

Iglesia

Estilo

Gótico renacentista
Bien de Interés Cultural

Propiedad

Arzobispado de Valladolid

Datación

Fin XV – Inicio XVI

Edificio de transición entre el gótico y el renacimiento. Se trata de uno de los mejores ejemplos de iglesia columnaria, en la que se puede admirar el aspecto catedralicio que aportan sus altos pilares compuestos, reforzados por el aire místico que aportan los amplios ventanales que en las horas de más luz del día provocan la sensación de que las cubiertas están suspendidas en el aire, en lugar de estar apoyadas en las semi columnas con remate en forma de palmera.

Planta.

Su planta arquitectónica, típica de este período, es de salón con tres naves. Se localizan dos capillas a los pies, flanqueando el coro, situadas en su momento bajo el coro alto, la capilla de San juan y la del bautismo, en el lado del Evangelio, a través de la cual se comunica con la antigua sacristía, hoy Museo de Arte Sacro.

Cabecera.

En la cabecera, a ambos lados del retablo mayor se ubican dos capillas más, en el lado de la epístola la de Pedro Palacio, también llamada del Cristo y en el lado opuesto la Capilla de la familia Benavente.

CLIC PARA LEER MÁS
Exterior.

De su visión exterior destacan las enormes dimensiones de su magnífica torre, de origen gótico, que se remata con dos cuerpos y linterna de época barroca, que sustituyeron a los originales góticos tras un derrumbe en 1703. Tras diferentes intervenciones, la entrada principal se trasladó desde el pie de la torre a la elegante y decorada portada gótica que se abre a la plaza de Santa María. Su opuesta, en la plaza de San Miguel es mucho más modesta.

Construcción.

Desde los primeros momentos de su proyecto de construcción, allá por los años 1490 – 1496, cuando el almirante de Castilla Fadrique II decide invertir en su construcción, su historia ha sido bastante complicada con dilatados parones de obra, accidentadas reformas y diversos cambios y transformaciones en su estructura.

La documentación y las evidencias nos hablan de grandes artistas que intervinieron en su construcción o en el mobiliario que la adorna como Gaspar de Solórzano y Pedro de Sierra.

Cambios en el tiempo.

A lo largo del tiempo, las vicisitudes históricas de la ciudad y del propio templo, hicieron que su fisonomía se transformara. La entrada principal original, situada a los pies de la torre, se cegó una vez fue trasladada la sillería de coro desde el convento de San Francisco en 1854, lo que supuso también la eliminación del coro alto de Santa María.

Retablo Mayor

Uno de los mejores retablos de la provincia, muestra su magnífico estilo renacentista, ya tardío y cercano a las formas manieristas, en 2 cuerpos, 3 calles y dos entrecalles con friso en la parte inferior y remate en la superior. Esta estructura responde a la intención estética de ocultar los tres paños arquitectónicos del ábside. Las escenas escultóricas se enmarcan con columnas y frisos vegetales.

La fuerza estética del renacimiento se observa claramente en la disposición de las escenas en registros, enmarcados por columnas y frontones de tipo clásico, así como la adecuación naturalista de las figuras a los espacios diseñados. Los estípites que se ven en las partes superiores dejan ver las formas más avanzadas hacia el manierismo que llega desde Italia a los talleres más vanguardistas.

Elaboración de la obra.

La elaboración de la obra fue muy problemática por falta de fondos y los consecuentes incumplimientos de plazos. El primer encargado de la obra fue el afamado Juan de Juni que trabajaba en la Capilla de la familia Benavente y de su mano conservamos dos figuras repletas de movimiento y anatomía potente en el friso del retablo, los apóstoles San Pedro y San Pablo.

El resto de la obra corrió a cargo del escultor Esteban Jordán (1590), que tuvo que respetar el diseño inicial que hizo Gaspar Becerra y de Pedro de Oña que se encargó de la pintura y el dorado (1603). El escultor Mateo Enríquez (1601) labró las figuras de los reyes y profetas en pequeño tamaño que se reparten por el retablo a diferentes alturas.

Programa iconográfico

En la calle del centro la imagen de la patrona de la iglesia: La Asunción de Nuestra Señora entre ángeles. Encima la coronación de la Virgen entre Dios y Jesús. Como remate, un calvario, obra conjunta de Pedro de Bolduque (Crucificado) y Francisco de Logroño (Virgen y San Juan), colaboradores en su momento de Juan de juni.

Calle del Evangelio y de la Epístola.

En la calle del Evangelio, la más próxima a la Capilla de los Benavente y en sentido descendente, el Nacimiento y Presentación en el templo de la Virgen María, la Anunciación y la Adoración de los Pastores en el friso inferior. En la calle opuesta, Jesús entre los doctores, la Circuncisión, la vista de la Virgen a su prima Isabel, madre de San Juan Bautista y en el friso la Epifanía.

 

Coro: sillería y reja

Este conjunto de sillería y reja, fue trasladado desde el convento de San Francisco a la iglesia de Santa María en el año 1854, como medida para salvaguardar el rico patrimonio que mantenía el conjunto conventual fundado por los Enríquez.

Para adecuar su actual ubicación se derribó el coro alto y se cegaron la puerta de acceso de los pies y otros huecos abiertos en el muro. Los sitiales, realizados a principios del siglo XVIII, se sitúan sobre tres muros bajo guardapolvos y cada uno muestra en su respaldo una pintura sobre tabla, obra de Manuel Peti, de santos relacionados con la orden franciscana, enmarcado por dos columnas salomónicas ceñidas por el cordón franciscano y rematadas por un pináculo. Frente a estos sitiales una barandilla sobre el cuerpo de respaldo de los asientos bajos. La parte alta se abre con escalerillas en los extremos de los laterales y el centro del frontal.

Frontal, centro y reja.

En la parte superior del muro frontal, ocupando el lugar del vitral que tenía como fondo en la iglesia de San Francisco, un tondo adorna el espacio con la imagen de la Virgen de la Portería sobre lienzo. Sobre ella remate con Dios y el Espíritu Santo.

En el centro se coloca el tradicional facistol, lugar donde se ubicaban los libros cantorales, coronado por una pequeña imagen de la Inmaculada.

La reja es un fantástico ejemplo en su género. Obra de unos de los mejores especialistas en este tipo de obras, Cristóbal Andino que la realizó en 1532 como se ve en la cartela horizontal situada sobre la puerta. Se decora en su frente con un escudo de la familia Enríquez, almirantes de Castilla y fundadores y protectores del cenobio franciscano.

Rioseco Iglesia de Santa María Retablo Mayor
Rioseco Iglesia de Santa María Coronación Calvario Retablo Mayor
Rioseco Iglesia de Santa María Epifanía Retablo Mayor
Rioseco Iglesia de Santa María Reja coro
Rioseco Iglesia de Santa María Coro Vista Superior
Rioseco Iglesia de Santa María Fascistol del coro

CAPILLA BENAVENTE

La fundación y construcción de esta capilla se debe a la iniciativa de Álvaro de Benavente, un mercader y cambista de Medina de Rioseco al adquirir la sacristía y una zona adyacente en el sector noreste de la iglesia de Santa María.

Este magnate tenía la intención de establecer un espacio funerario para él y su familia en una capilla dedicada a la Inmaculada Concepción de María. Para ello contrató a los hermanos Corral de Villalpando, Juan se ocupó de las trazas arquitectónicas y Joaquín de gran parte de la decoración escultórica.

Inicio de las obras.

Las obras se iniciaron en 1544 y su estética responde a criterios puramente renacentistas, mostrando un programa completamente relacionado con la salvación y la resurrección cristiana en el más puro sentido de la expresión. A pesar de su abigarrado aspecto decorativo, la delicadeza de su obra y el medido sentido de su iconografía la convierten en un auténtico referente del mejor arte renacentista español.

La sobriedad de su exterior, con austeras formas arquitectónicas romanistas, en las que solo destacan los relieves de los ventanales, de los escudos entre ángeles de la familia de Álvaro Benavente, los motivos florales de la cornisa y las gárgolas.

Arquitectura.

Para entender la disposición del espacio hay que observar que se trata de un pequeño templo independiente del resto de la iglesia. Tiene una planta cuadrada cubierta por una gran cúpula apoyada en pechinas y dos lados opuestos con bóvedas semicirculares. Por debajo espacios rectos con decoración escultórica, un frontal a los pies y un retablo en la cabecera. Los laterales disponen una reja que la separa de la iglesia y al otro lado con tres nichos sepulcrales, junto a los que se abre un acceso a la sacristía de la capilla, desde donde se accede a una tribuna desde la que se podía asistir a los oficios llevados a cabo en la propia capilla.

Programa escultórico

En el centro domina el espacio la gran cúpula. Decorada con tres círculos concéntricos en los que se reparten figuras del Antiguo Testamento junto a representaciones de constelaciones y astros junto a ángeles y querubines en clara alusión al espacio celeste, fin último de la muerte. En las pechinas se presentan evangelistas y sibilas.

Cabecera.

A nivel de suelo, la cabecera de la capilla sobre una cripta mortuoria (en la que está enterrado el fundador), está marcada por un altar en el que apoya un magnífico retablo renacentista obra de Juan de Juni entre 1557 y 1559. En el centro se sitúa la imagen de la inmaculada, acompañada con escenas de su hagiografía y la vida de sus padres San Joaquín y Santa Ana. En la parte alta de este espacio se sitúa una de las partes abovedadas de la capilla con una profusa escena que representa el Juicio Final presidido por la imagen de Cristo Salvador en carro triunfal tirado por el tetramorfos (representación de los símbolos de los 4 evangelistas).

En el lado opuesto un frontal en el que aparece Cristo Majestad junto a los Padres de la iglesia con ángeles músicos y por encima una original y delicada representación de la Creación, el Pecado original y la Expulsión del Paraíso con la simbología de la muerte con un esqueleto con guitarra.

Tumbas y arcosolios.

En el lateral del Evangelio abiertos en el muro aparecen 3 arcosolios con antepasados del fundador, desde la cabecera padres, abuelos y bisabuelos de las raigambres Palacios y Benavente. Las tumbas presentan parejas de yacentes y pinturas resurrección en la parte superior. La separación se hace con imponentes termes renacentistas (mujeres medio cuerpo).

Reja a la nave principal.

La conexión con la nave principal se realiza a través de un gran arco profusamente decorado con escultura policromada a base de grutescos en las jambas; medallones y veneras en la rosca y pinjantes en el intradós. El espacio se cierra con una magnífica reja realizada por Francisco Martínez en 1550. En ella podemos observar escudos del fundador y tondos con bustos de Apóstoles y otros femeninos.

Existen ciertas dificultades en la atribución de tan profuso programa iconográfico, apareciendo en este sentido nombre que relacionan dicho programa con Fray Juan de la Peña, amigo del fundador y otros que atribuyen la obra de los arcosolios y las tumbas a Joaquín Corral bajo diseño de Juan de Escalante.

Rioseco Iglesia de Santa María Reja Capilla de los Benavente
Rioseco Iglesia de Santa María Retablo Capilla de los Benavente
Rioseco Iglesia de Santa María Creación Capilla de los Benavente
Rioseco Iglesia de Santa María Juicio Final Capilla de los Benavente
Rioseco Iglesia de Santa María Cúpula Capilla de los Benavente

GALERÍA