Iglesia de San Miguel Arcángel

Sobre un pronunciado promontorio localizado en la zona norte de la provincia, a orillas del Cea, la población de Melgar de Arriba sirve como muestra típica de poblamiento antiguo junto al impulso de la repoblación y su integración perfecta en el continuo devenir de la historia de los reinos que conformarían España y después las circunstancias que sacudieron al país.

El actual núcleo de población se fue formando por evolución y exclusión de diferentes asentamientos que llegaron a estar tan interrelacionados entre las gentes e instituciones que la integraban en distintos momentos históricos que incluso comparte su nombre con la vecina población de Melgar de Abajo.

Las evidencias arqueológicas muestran un poblamiento asentado en el cercano pago del Castro, en el que se encuentran materiales de la época del Hierro I, en torno al 900 a. C. relacionados con la cultura Vaccea.

Obra destacada

Retablo Mayor

Monumento

Iglesia

Estilo

Gótico mudéjar
Catalogado

Propiedad

Arzobispado de Valladolid

Datación

Siglo XIV – XVI

Sobre un pronunciado promontorio localizado en la zona norte de la provincia, a orillas del Cea, la población de Melgar de Arriba sirve como muestra típica de poblamiento antiguo junto al impulso de la repoblación y su integración perfecta en el continuo devenir de la historia de los reinos que conformarían España y después las circunstancias que sacudieron al país.

Melgar de Arriba.

El actual núcleo de población se fue formando por evolución y exclusión de diferentes asentamientos que llegaron a estar tan interrelacionados entre las gentes e instituciones que la integraban en distintos momentos históricos que incluso comparte su nombre con la vecina población de Melgar de Abajo.

Las evidencias arqueológicas muestran un poblamiento asentado en el cercano pago del Castro, en el que se encuentran materiales de la época del Hierro I, en torno al 900 a. C. relacionados con la cultura Vaccea.

CLIC PARA LEER MÁS

La cultura romana no ha dejado evidencias de un asentamiento importante ni mucho menos tan estable, lo que podría evidenciar una simple trasformación de los pobladores celtas a la cultura del Imperio Romano. Se encuentran también restos de la población visigoda pero, como ocurre en toda la comarca de Tierra de campos, sin la evidencia de un asentamiento importante.

Edad Media.

Sí que en época altomedieval tuvo que tener ciertos emplazamientos más estables, seguramente de carácter religioso, ya fuera algún priorato o establecimiento conventual, sobre todo teniendo en cuenta la cercanía del poderoso Monasterio de San Benito de Sahagún.

Los movimientos llevados a cabo durante la repoblación provocaron su definitiva aparición en la historia, cuando a finales del siglo X el conde Hernán Mentales pobló el lugar y dotó de fueros a sus pobladores.

A partir de este momento su devenir histórico se integra en el de los reinos a los que va perteneciendo. Por su situación geográfica estos serían los de León y Castilla y al trasiego de su pertenencia a familias influyentes en la zona como los Osorio o los Enríquez.

Legó a tener varias parroquias, en la parte alta se conservan las ruinas consolidadas del templo dedicado a Santiago, lógica advocación al ser población por la que transcurre el Camino Jacobeo en su tramo de Madrid a Sahagún y las fuentes nos hablan de conventos, un priorato y hasta un palacio, perdido en el XIX, perteneciente a la poderosa familia de los Almirantes de Castilla, los Enríquez, que tenían su centro de influencia en Medina de Rioseco.

Procedente de esta iglesia, el Museo de Valladolid ubicado en el Palacio Fabionelli, conserva junto al arranque de la escalera del patio su pila bautismal, una obra de excelente factura con un programa decorativo realmente espectacular a base de ángeles y motivos vegetales, suponiendo uno de los mejores ejemplos de escultura italianizante del XVI en el país.

Iglesia parroquial de San Miguel

Modesta construcción de tapial y ladrillo que presenta una planta de tres naves con torre adosada en la cabecera. En el interior, a los pies, se coloca un coro alto y una capilla que hace las funciones de baptisterio en el lado del Evangelio, cerrada con una verja baja, con una pila de copa lisa.

Las naves se separan por pilares de sección cuadrada que soportan bóvedas de arista en la central y baídas en las laterales.

Lo más destacado del edificio es el retablo mayor del siglo XV. Dedicado a San Miguel Arcángel, cuya imagen en bulto redondo preside una composición de tres cuerpos en la que se sitúan 18 tablas, seis por piso. Se encuentran enmarcadas por doseletes y pulseras flamígeras de traza delicada.

Atribuidas al Maestro de Calzada, las del cuerpo alto muestran escenas de la Pasión de Cristo, las centrales milagros de San Miguel y el banco inferior seis profetas con un estilo de clara influencia berruguetesca.

Se trata en definitiva de uno de los mejores retablos góticos de la provincia gracias a su estilo de gótico ya tardío en el que se observan claras influencias de grandes maestros castellanos con influjos italianos.

Melgar de Arriba Iglesia de San Miguel Retablo Mayor
Melgar de Arriba Iglesia de San Miguel Retablo Descendimiento
Melgar de Arriba Iglesia de San Miguel San Miguel Retablo Mayor

GALERÍA