Iglesia de San Miguel Arcángel

Emplazamiento medieval de cierta importancia, su trazado urbano, orientado hacia el magnífico castillo que se conserva en un extremo de la población, denota su pervivencia medieval. Se conservan casas de porte nobiliario y un amplio catálogo de escudos repartidos por diferentes fachadas. Sin embargo, la posición de la ermita y sus características arquitectónicas deben hacer suponer su origen como población al menos a la época alto medieval de la población, cuando los Beni Gómez repoblaban esta zona.

Por lo que respecta a las evidencias en las fuentes, Trigueros aparece como parte de una compra que realizó el conde, Pero Ansúrez en 1084 para pasar definitivamente en términos de heredad al abad de la colegiata de Santa María la Mayor de Valladolid.

El conde adquirió diferentes terrenos en la compra y entre ellos figuraba un monasterio, el de San Tirso, cuya localización se desconoce, pero esto indica que la zona tenía ciertos elementos de población en la segunda mitad del XI. Entre las diferentes heredades del conde Ansúrez en este emplazamiento se encontraba el monasterio de Santa maría, cedido por su hija y heredera la condesa Doña Mayor Gómez al benedictino de San Zoilo de Carrión de los Condes.

Obra destacada

Portada

Monumento

Iglesia

Estilo

Románico
Catalogada

Propiedad

Arzobispado de Valladolid

Datación

Siglo XII y Siglo XIII

Emplazamiento medieval de cierta importancia, su trazado urbano, orientado hacia el magnífico castillo que se conserva en un extremo de la población, denota su pervivencia medieval. Se conservan casas de porte nobiliario y un amplio catálogo de escudos repartidos por diferentes fachadas. Sin embargo, la posición de la ermita y sus características arquitectónicas deben hacer suponer su origen como población al menos a la época alto medieval de la población, cuando los Beni Gómez repoblaban esta zona.

Trigueros del Valle.

Por lo que respecta a las evidencias en las fuentes, Trigueros aparece como parte de una compra que realizó el conde, Pero Ansúrez en 1084 para pasar definitivamente en términos de heredad al abad de la colegiata de Santa María la Mayor de Valladolid.

El conde adquirió diferentes terrenos en la compra y entre ellos figuraba un monasterio, el de San Tirso, cuya localización se desconoce, pero esto indica que la zona tenía ciertos elementos de población en la segunda mitad del XI. Entre las diferentes heredades del conde Ansúrez en este emplazamiento se encontraba el monasterio de Santa maría, cedido por su hija y heredera la condesa Doña Mayor Gómez al benedictino de San Zoilo de Carrión de los Condes.

CLIC PARA LEER MÁS

En el siglo XII, Trigueros era un territorio de behetría y pertenecía administrativamente a la merindad de Cerrato dependiente del Obispado de Palencia. En cuanto a la propiedad, se constata que en el año 1427 era parte del mayorazgo que fundase en su momento Don Fernando Alfonso de Robres, contador mayor de Juan II.

Castillo.

Juan Alfonso de Alburquerque fue señor de la villa, tal y como indica el Libro Becerro de las Behetrías. La cedió a Pedro Núñez de Guzmán y definitivamente, en 1422 pasó al citado señor de Robres.

Dado, entonces, que Trigueros era el emplazamiento más importante de los que se integraban en la zona el citado mayorazgo fue el elegido para construir la casa solariega de la propiedad. La gran parte de la construcción, llevada a cabo durante el siglo XIV se debió al hijo heredero del fundador, don Gutierre de Robres.

Se trata de una construcción dominada por una torre homenaje en una estructura típica de doble recinto, con el exterior dibujando una muralla con 4 torreones.

Iglesia Parroquial de San Miguel.

En el centro de la población sobre un enorme zócalo de piedra se localiza este edificio románico levantado en piedra en el paso entre los siglos XII y XIII. La construcción original presentaba una planta típica de la época de una nave única con ábside semicircular, precedida por un presbiterio marcado en altura con un piñón al exterior y portada principal en el lado sur. Sin embargo, las dimensiones de la obra y su profusión decorativa dejan ver una construcción importante y diferente para la época.

Reformas y ampliaciones.

Sufrió importantes reformas a lo largo de los siglos XV, XVI y XVIII. Como resultado, se observan dos capillas a cada lado del primer tramo de la nave principal que conserva su bóveda de cañón apuntado con refuerzo de fajones apoyados en pilares adosados y ménsulas voladas.

La nave añadida al norte tiene cubiertas de crucería y arista y se abre a la principal a través de amplio formeros apuntados. El ábside se cubre con bóveda de cascarón y presenta un original banco de piedra corrido a lo largo de su espacio semicircular, que en su época original podría actuar como zona de coro. En su muro norte se incluyó una placa pétrea con texto ilegible pero que por las características de las letras podrían ser del siglo XIII.

En el último tramo, a los pies del templo, se levantó un coro alto. En las capillas añadidas con un evidente carácter funerario, se colocan dos parejas de hornacinas sepulcrales medievales incrustadas en los muros extremos. Las del lado norte están bastante deterioradas y bajo las lápidas de un hombre y una mujer, parecen esculpirse escenas de duelo. En las del sur, mejor conservadas las figuras de una mujer con libro y un caballero, se inscriben motivos de cresterías góticas. En la sacristía se conserva un pozo con su brocal de perfil poligonal.

Durante el siglo XVIII se levantó una torre de dos cuerpos y remate achapitelado, al extremo de cierre por los pies del templo, donde se abrió un hueco de acceso adintelado.

Escultura Arquitectónica.

Los mejores elementos decorativos se localizan en el exterior. El ábside, bajo cornisa de nacela, se estructura en 5 cuerpos separados por 4 semi columnas adosadas y recorrido por una moldura de talón inverso que dibuja una sucesión de rombos. Los tres paramentos centrales abren huecos aspillerados muy derramados al interior. Presentan un amplio arco de medio punto apoyado en dos columnas con capiteles decorados a base de vegetación carnosa y diferentes personajes y figuras monstruosas de grandes cabezas.

La cornisa de la cubierta se apoya en canecillos con parejas de figuras animales, motivos, geométricos y vegetales, personajes monstruosos y otros humanos como un monje en el inicio de la nave sur. Los capiteles de las semi columnas que se desarrollan desde la cornisa hasta el banco corrido de piedra que salva el desnivel del terreno, presentan motivos vegetales a base de palmetas y bolas los 3 más al norte, mostrando el más cercano a la nave sur una sirena de doble cola junto a un árbol y los restos de dos personajes que podrían representar la escena del génesis del Pecado Original.

Portada.

La portada es el mejor ejemplo románico conservado en la provincia. Abre hueco de medio punto en un cuerpo adelantado bajo cornisa con canecillos en el centro del muro meridional.

Está cobijada con 7 arquivoltas bajo chambrana ajedrezada. Sus decoraciones repiten roleos circulares y cuadrados con tacos inscritos, líneas quebradas, cuadripétalas con peltas superpuestas y puntas de diamante. El apoyo, bajo un cimacio corrido decorado con un nuevo taqueado, se realiza con jambas esquinadas y tres columnas intercaladas a cada lado. Estos soportes presentan capiteles decorados los del lado derecho con motivos vegetales el primero extremos y una sirena de doble cola, símbolo del pecado, en el central y un nuevo roleo con tacos el último. Los del lado izquierdo están en peor estado de conservación observándose motivos vegetales en los extremos y una figura monstruosa en el central.

Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Cabecera
Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Arcos Formeros
Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Ventana Central Ábside
Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Retablo Mayor
Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Capilla Evangelio
Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Cristo
Trigueros del Valle Iglesia de San Miguel Arcángel Pila Bautismal

GALERÍA