Trigueros del Valle

Emplazamiento medieval de cierta importancia, su trazado urbano, orientado hacia el magnífico castillo que se conserva en un extremo de la población, denota su pervivencia medieval. Se conservan casas de porte nobiliario y un amplio catálogo de escudos repartidos por diferentes fachadas.

Sin embargo, la posición de la ermita y sus características arquitectónicas deben hacer suponer su origen como población al menos en época alto medieval, cuando los Beni Gómez repoblaban esta zona.

Por lo que respecta a las evidencias en las fuentes, Trigueros aparece como parte de una compra que realizó el conde, Pero Ansúrez en 1084 para pasar definitivamente en términos de heredad al abad de la colegiata de Santa María la Mayor de Valladolid.

El conde adquirió diferentes terrenos en la compra y entre ellos figuraba un monasterio, el de San Tirso, cuya localización se desconoce, pero esto indica que la zona tenía ciertos elementos de población en la segunda mitad del XI.

Entre las diferentes heredades del conde Ansúrez en este emplazamiento se encontraba el monasterio de Santa maría, cedido por su hija y heredera, la condesa Doña Mayor Gómez, al benedictino de San Zoilo de Carrión de los Condes.

CLIC PARA LEER MÁS

En el siglo XII, Trigueros era un territorio de behetría y pertenecía administrativamente a la merindad del Cerrato, dependiente del Obispado de Palencia. En cuanto a la propiedad, se constata que en el año 1427 era parte del mayorazgo que fundase en su momento Don Fernando Alfonso de Robres, contador mayor de Juan II.

 

Castillo

Juan Alfonso de Alburquerque fue señor de la villa, tal y como indica el Libro Becerro de las Behetrías. La cedió a Pedro Núñez de Guzmán y definitivamente, en 1422 pasó al citado señor de Robres.

Dado, entonces, que Trigueros era el emplazamiento más importante de los que se integraban en la zona del citado mayorazgo, fue el elegido para construir la casa solariega de la propiedad. La gran parte de la construcción, llevada a cabo durante el siglo XIV, se debió al hijo heredero del fundador, don Gutierre de Robres.

Se trata de una construcción dominada por una torre homenaje en una estructura típica de doble recinto, con el exterior dibujando una muralla con 4 torreones.

DIGITALIZACIONES

VISITAS 360º

DIGITALIZACIONES

VISITAS 360º